Prosistemas integrará sensores de fibra óptica en el pavimento para anticiparse a futuras patologías

Desarrollado con el centro tecnológico Aimen, el sistema detecta en tiempo real los mínimos cambios -temperatura, humedad y deformación- que alteran el fraguado óptimo del hormigón

 

Este sistema pionero permitirá prolongar las cualidades de resistencia y Alta Planimetría de nuestros pavimentos, lo que repercutirá en un enorme ahorro a largo plazo para los clientes de Prosistemas

 

Cuando decimos que nuestros pavimentos son tecnológicos es porque hay una voluntad de emplear los últimos avances del sector para fabricar los mejores suelos industriales del mundo. Y si no existen esos avances, nos adelantamos y somos nosotros los pioneros de este mercado tan exigente. Nuestros técnicos, en colaboración con el centro tecnológico Aimen, están trabajando en un modernísimo sistema para testear y monitorizar en tiempo real el proceso de fraguado del hormigón.

 

Empleando una compleja red de finísimos sensores de fibra óptica -de apenas un milímetro de espesor- que se integran en el pavimento, se recoge y transmite toda la información relacionada con los cambios de temperatura, humedad y deformaciones, que son las claves para controlar el fraguado perfecto. Esta valiosa información permite anticiparse a la llegada de patologías dañinas para el pavimento, como alabeos, retracciones o futuras fisuras, que además de repercutir en la vida útil del pavimento y el tráfico rodado que soportará (almacenaje en vertical), también inciden en los resultados finales de Alta Planimetría, un aspecto en el que nuestra empresa es referencia mundial. En otras palabras, nuestros clientes se ahorrarán cientos de miles de euros en mantenimiento durante los próximos años.

 

Otra de las ventajas de este sistema de sensores (de fibra óptica tipo FBG) es que la red de recogida de datos puede extenderse y ocupar un pavimento de cualquier dimensión y enviar información online de cualquier lugar. Esto es muy importante teniendo en cuenta que hasta ahora los test tenían que hacerse de manera puntual, uno a uno, en un lugar localizado, y debemos tener en cuenta que Prosistemas fabrica algunos de los pavimentos más grandes de Europa, con superficies que en ocasiones sobrepasan los 100.000 metros cuadrados.

 

El nuevo sistema de sensores se sumará a los diversos sistemas de control de calidad que son el sello de prestigio de Prosistemas, además de los equipos de medición de la nivelación superficial por los que nuestra empresa ha llevado varios premios Golden Trowel. Este proyecto de investigación entre Prosistemas y el centro tecnológico Aimen está enmarcado en el Programa Innova Peme y cuenta con el apoyo de la Xunta de Galicia, a través de la Consellería de Economía y subvencionado por la Axencia Galega de Innovación, y cofinanciado por los fondos europeos FEDER, dentro del plan quinquenal FEDER 2014-2020.

Volver a noticias Descargar adjunto